lunes, 18 de enero de 2016

RELATO CORTO: "HACER EL AMOR CONTIGO"





HACER EL AMOR CONTIGO






  

   Hacer el amor contigo no trata de sexo ni de deseos carnales, sino de entrega de almas, subordinación de cuerpos y rendición de corazones hasta fusionarse en un solo ser.
  
    Hacer el amor contigo no es buscar el placer, es encontrar la felicidad a puertas del cielo, elevar nuestro amor a cotas superiores e inalcanzables que muchos no podrían ni imaginar.
  
    Hacer el amor contigo no va de desnudarse, sino de despojar el alma y mostrar su pureza, de que te metas bajo mi piel conmovido, de que mi corazón acaricie al tuyo hasta estremecerlo.

    Hacer el amor contigo no tiene el fin de alcanzar el orgasmo, sino de llegar a tu alma para besarla y decirle cuanto la amo. Y cuando ella me contesta, cuando extasiada me responde, entonces el placer me vela los ojos.

    Hacer el amor contigo no solo me deleita y trastorna los sentidos, logra que llore, que las lágrimas me tomen las mejillas por sentirme henchida de ti, rebosada del amor que se derrama por cada poro de tu piel anegándome de forma ambiciosa.
  
    Hacer el amor contigo, como ya te he explicado, no trata de sexo, es mucho más, es fundir nuestras almas en una sola persona que respira y goza por hacer feliz a la otra. Lo nuestro no va de “Te quiero, hazme un hueco”, lo nuestro va del hueco que se nos abre en el pecho cuando no estamos juntos, sin fundir las almas, sin podernos demostrar cuanto nos amamos.

  De eso se trata, de practicar el amor contigo, de una absoluta entrega en donde cada uno depositamos el corazón en manos del otro sin esperar más de lo que ya disfrutamos. Porque nadie más que tú podría hacerme tan feliz con un simple y rítmico compás, una cadencia conjugada de múltiples posturas y cargada de ti, impregnada de toda tu existencia. Una esencia entregada a hacer el amor conmigo, a convertirnos en una sola y única alma, algo que a ti también te vela los ojos por ver cuánto goza mi ser entre tus brazos, en medio de tu corazón que no para de balancearlo.



2 comentarios:

  1. Un texto realmente precioso. Ojalá hacer el amor fuera siempre así para todos :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia, me alegro de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar