martes, 8 de diciembre de 2015

RELATO CORTO Y ALGO MÁS.



Queridos lectores, aquí os dejo con un relato corto, espero que os guste. Y también voy a aprovechar la ocasión para agradecer vuestras ganas por mi nueva novela, la cual está siendo un éxito, se está vendiendo mucho y, lo mejor, está gustando muchísimo. ¡Vamos, qué ya tengo lectores demandándome la siguiente! Tranquilidad, que no hace ni un mes que "Todo por Daniel" ha visto la luz. Ahora toca disfrutar de ella y promocionarla por toda España, luego ya vendrá la próxima. Muchas gracias por vuestro apoyo, sin vosotros yo no sería nada, y seguid hablando de mis novelas a vuestros familiares, amigos y conocidos. ¡A todo el mundo, mis leales seguidores!


Mis lectoras reunidas conmigo en Gambrinus



Más lectoras que querían conocerme en persona.

Daniel de ruta por Logroño junto a mi amiga Rita Turza.










Ya vamos por la segunda edición.


Con Elena, una lectora de Valladolid.
En el CYLCON con Isa, otra lectora de Valladolid.



Mis dos obras, mis dos debilidades.



REALIDAD INVERSA


  Todos los días veía como mi matrimonio estaba llegando a su fin. Todos los días era un día menos para llegar al final. Todos los días fingía pero cada vez me costaba más ocultar que ya no estaba enamorada de mi marido, que amaba a otro hombre, que me había vuelto a enamorar de otra piel, de otra mirada, de otros besos. Todos los días repetía la misma rutina aunque cada vez con menos ganas. Me levantaba eludiendo un beso, poniendo cualquier excusa para no desayunar juntos y marcharme de casa lo antes posible, tan solo quería llegar al lugar donde en verdad quería estar, mi trabajo. Todos los días ansiaba por llegar a él y encontrarme con Hugo, mi compañero, mi amigo, y desde los últimos meses mi amante. Todos los días intentaba alargar la jornada laboral al máximo, para de esa forma entrar lo más tarde posible a mi casa, mi lugar de condena. Todos los días salía a tomar unas copas con Hugo y terminaba en su cama; y de esa forma cada día me costaba más retomar mi realidad junto a mi marido, un hombre al que ya no amaba pero al que me sentía atada por compasión puesto que él sí me quería a mí, prácticamente me adoraba.
  Pero llegó un día en el que todos los días se sumaron formando un mundo, mi mundo, un universo en el que solo quería estar con Hugo y todo lo demás sobraba. Pero como no era capaz de decírselo a mi marido, preferí que fuesen sus ojos los que diesen crédito a las palabras incapaces de arrancar por mi garganta. La mejor manera para hacerlo era en la fiesta navideña de mi empresa, a la que le pedí viniera a recogerme  y se tomase algo con mis compañeros. Cuando me vio flirtear con Hugo lo dedujo de inmediato, pero al contemplar al dolor y la decepción recorrer su rostro, yo también me arrepentí de inmediato. Aunque ya era tarde para hacerlo, aquello había puesto claramente las cartas sobre la mesa.

  Y a la mañana siguiente, como todos los días, la rutina regresó, si bien esta vez choqué inevitablemente con la realidad. Tropecé de frente con un marido que ya no me amaba, llevaba meses sin hacerlo, que ponía excusas para no vernos en todo el día, que alargaba sus turnos en la oficina para pasar las máximas horas posibles junto a su compañera, la mujer de la que se había enamorado hacía un tiempo, la mujer con la que reía y hablaba, con la que compartía todo. Esa era mi realidad, no la inversa. No era la que yo imaginaba y quería creer para subsistir a mi vida, no, no lo era. Era la que veía como todos los días mi marido alargaba nuestra separación no porque me quisiera, sino por lástima, continuaba conmigo solo por pena, no por amor. Ahora lo sabía perfectamente. Sabía que todos los días él entregaba su amor a otra y a mí tan solo su compasión. 



En fin, amigos y lectores, espero que os haya gustado la entrada de mi blog, y anunciaros que el próximo sábado, 12 de diciembre, de nuevo estaré en Valladolid, en su recinto ferial. Espero que mis vallisoletanos seguidores se acerquen a verme, iré con "Todo por Daniel", y estaré encantada de dedicárosla a todos. Un beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario