miércoles, 18 de noviembre de 2015

ÁNGEL MORENO GARCÍA, UNA PERSONA MUY ESPECIAL, COMPARTIENDO MESA EN MI PRESENTACIÓN.

Queridos lectores y amigos, esta entrada en mi blog quiero dedicársela a una persona que estuvo el pasado 14 de noviembre en mi presentación, compartiendo mesa junto a mi editor, Alberto Santos, y una servidora. Esa persona es Ángel Moreno García, un hombre entrañable para mí, que me conoce desde que era una niña. Me dedicó unas palabras que llegaron a emocionarme, aunque debía contenerme de no llorar, pues soy de lágrima fácil y una vez que abro la veda... Me comprendéis, ¿verdad? Bueno, Ángel contó cómo me conoció hace 32 años, cuando yo solo contaba con 11 de edad, y puso a todos los presentes al corriente de cómo me suele llamar: "Evita". Con unas palabras dignas del poeta que lleva dentro, Ángel les habló de la niña que fui y de la mujer que a día de hoy soy. Alabó mi faceta de escritora, el saber transmitir historias, crear personajes convincentes y sobre todo conseguir lectores, algo que recalcó de dificultad suprema. Habló de cuánto había disfrutado leyendo mi primera novela "La esencia de mi vida", y remarcó mi manera de narrar con un lenguaje ameno, ágil, claro y sencillo a la par que hermoso y bien estructurado. También señaló que por el pequeño extracto que había leído de mi nueva novela "Todo por Daniel", intuía que los lectores iban a conocer otros personajes tan audaces y enigmáticos como los de mi primera obra publicada. Me deseó mucha suerte, y añadió que estaba convencido de que con esta novela iba a seguir conquistando a muchos lectores y serviría como puente para una tercera publicación. Y para acabar me regaló un precioso poema que quiero compartir con todos vosotros.


En este pueblo de olivos
y de iglesia gigantona,
al lado de los alfares, 
tenemos una escritora.
Su imaginación de niña
le obliga a crear historias.
Vidas de sueños y amores
entre rumores de olas
hacen caso al corazón
por encima de otras cosas.
Malvados muy educados
a quien nada les importa
para conquistar el mundo
de una o de otra forma.
Menos mal que desde el cielo
una luna protectora,
pone el orden natural
a las almas bienhechoras
que creen en el amor
como esencia salvadora.
Seductora con palabras,
que en el blanco papel brotan,
romántica, apasionada,
ella es Eva Zamora.


Esta preciosidad de poema, además de todas sus bellas y halagadoras palabras, nos dejaron hipnotizados, nos emocionaron y nos hinchieron de ternura. Muchas gracias, Ángel, esta niña nunca podría olvidarte por una simple razón, porque las personas buenas dejáis una huella imborrable. 


para Eva Zamora
En la mesa, sentado a la izquierda, Ángel Moreno García.


para Eva Zamora

para Eva Zamora
Momento en el que Ángel abría el acto.

para Eva Zamora
Carmen, mi suegra, felicitándolo por sus bellas palabras.

Instantes previos al inicio de la presentación.

para Eva Zamora

para Eva Zamora

para Eva Zamora

para Eva Zamora

para Eva Zamora
Momento en que agradecí a Ángel compartir mesa con nosotros y haber abierto el acto.


Muchísimas gracias, Ángel, por querer compartir mesa conmigo y mi editor, y por tus hermosas palabras. Y como lo mío no es la poesía, y menos con métrica, eso es cosa tuya, te voy a dejar unas bellas palabras de José Zorrilla que hablan de la amistad. Espero que te gusten. Un beso.


Amistad nunca mudable
por el tiempo o la distancia,
no sujeta a la inconstancia
del capricho o del azar,
sino afecto siempre lleno
de tiernísimo cariño,
tan puro como el de un niño,
tan inmenso como el mar.

                            José Zorrilla








No hay comentarios:

Publicar un comentario