viernes, 24 de julio de 2015

FIRMA DE LIBROS EN ARANDA DE DUERO (BURGOS)

Mañana estaré en el centro cultural de Aranda de Duero firmando ejemplares de mi novela "La esencia de mi vida" a todo aquel que quiera acercarse a comprarlo y que se lo dedique. Espero que los arandinos se vuelquen de la misma forma que los gijonenses han hecho con mi obra. Al igual que me ocurría con Gijón, Aranda de Duero es un lugar que no conozco y estoy deseosa de poner mis pies en esa tierra. ¡Arandinos, para allá voy!







Ya os contaré a la vuelta qué tal ha ido la experiencia, aunque estoy segura de que me irá bien, independientemente de que firme más ejemplares o menos. Estoy convencida de que el trato con los arandinos será maravilloso y que me sentiré igual de arropada que siempre por la gente, por los lectores. Al igual que estoy convencida de que comeré muy bien en esa tierra burgalesa, eso sin lugar a dudas.


Y cambiando la forma del tema aunque no el fondo, os contaré un poco más sobre mi próxima publicación que verá la luz, si no hay contratiempos, a finales de otoño. Ya os comenté en la entrada anterior que se titula "Todo por Daniel". Y os puse un poco en antecedentes de la historia. No voy a ser mala persona (que algunos ya os habéis quejado) y en esta entrada voy a colgar toda la sinopsis de la novela (la que yo he creado), para calmar vuestras protestas por querer saber más.

  "Daniel solo cuenta con quince meses cuando se encuentra desamparado y sin familia. Su madre ha fallecido y su padre, agente secreto del CESID, se encuentra en paradero desconocido. Estas causas activan de inmediato a los Servicios Sociales que pasan a hacerse cargo del pequeño.
Sonia, la jefa de dicho departamento, una mujer soltera, seria y fría, se enamora del niño nada más ver su vulnerabilidad y decide quedárselo con ella en acogida provisional a espera de que su padre aparezca. Pero el tiempo transcurre y a Ricardo, padre de Daniel, el CESID termina declarándole oficialmente muerto. Sonia adopta al pequeño que durante ese largo tiempo ha pasado a ser toda la razón de su vida.
El día del octavo cumpleaños del niño, Sonia se encuentra con una noticia inesperada e inimaginable, el padre de Daniel está vivo y ha regresado a por él. Ricardo ha permanecido durante casi siete años amnésico al ser víctima de un atentado en su última misión como agente secreto. Pero ahora ha recuperado la memoria y quiere lo que le pertenece: su hijo. Aunque Sonia no quiere atender a razones, Daniel es su hijo, ella le ha criado y nadie va a separarla de él. Al no ser capaces de llegar a una solución respecto a Daniel, Sonia y Ricardo dejarán que sea la justicia quién determine y resuelva. Lo que ellos no esperan es la increíble resolución que tomará el juez. Una resolución que les sorprenderá tanto como aturdirá. Una resolución que cambiará sus vidas por completo y para siempre".


Y ahora sí, amigos, hasta aquí. Como decían en el "Un, dos, tres": ...y hasta aquí puedo leer. Los que queráis saber qué ocurre en esta emocionante novela llena de sentimientos y sorpresas, deberéis leerla cuando salga a la luz. Ya os iré poniendo al corriente de ello, no os preocupéis. Y, por favor, id promocionándome entre vuestros familiares y amigos, que se corra la voz. A los que les gustó "La esencia de mi vida", mi primera novela publicada, estoy convencida de que les gustará aún más "Todo por Daniel". Espero que habléis de mí y mi obra entre vuestros conocidos.


2 comentarios:

  1. No te voy a desear suerte porque los ángeles no la necesitan.
    Me emociona verte de feria en feria como los grandes, firmando mogollón de libros y a puertas de publicar tu segunda novela. Me emociona leerte. Soy una suertuda. Mil besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí que soy una suertuda al tenerte a ti como amiga, además de ser mi poeta preferida. Yo sí soy una suertuda que tengo el privilegio de tener un diario lleno de tus bellos poemas y hecho con tus manos, con unos dibujos maravillosos y lleno de amor. Yo sí soy una suertuda por tenerte, sentirte y admirate, amiga Rita. Un millón de besos.

      Eliminar