viernes, 10 de octubre de 2014

CÓMO EMPECÉ A ESCRIBIR

Hola a todos un día más.

Hoy, como ya os anuncié en la entrada anterior, voy a contaros cómo me dio por esto de la escritura, de hacer novelas. Creo que siempre he creado novelas en mi cabeza, pero me faltaba el valor para plasmarlas en papel. En mi familia esto del arte resulta ser cosa de bohemios y soñadores y me daba bastante vergüenza pensar que se rieran de mí. Yo y mi gran sentido del ridículo tan apegado a mi piel. En fin, llevaba un tiempo con el ánimo muy bajo y rallada continuamente por la situación económica que predominaba en casa (al igual que en gran parte del país). Un día mi hijo me dijo que por qué no escribía, a él se le olvidaba todo cuando se ponía a escribir (ya os comenté que ha escrito una trilogía, de fantasía, un género que le apasiona). Como el que no quiere la cosa empecé a transcribir en un papel lo que me sucedía cada día y cómo me sentía, y sin saber cómo ni por qué un día empecé a crear unos personajes en mi cabeza y a pensar en una historia para ellos. Indagué en Internet qué género estaba más solicitado para empezar por algo que gustase más a la gente y me asombré al descubrir que en ese momento la literatura romántico-erótica estaba en auge, Cincuenta sombras de Grey estaba arrasando. Yo me lo había leído al ver que todos mis conocidos lo habían hecho, a pesar de que nunca había leído nada parecido. Luego leí algo de Silvia Day, autora muchísimo mejor con diferencia que la de Grey, J.L. James, y decidí liarme la manta a la cabeza y empezar por ese género. Tengo que confesar que me resultó extremadamente difícil describir los encuentros sexuales que, como yo había leído, eran tremendamente descriptivos. En ocasiones llegó a ser más tortuoso que placentero. Pero como yo soy muy testaruda, continué con ello. No paraba de decirme a mí misma "¿Quién va a poder más esto o yo? Yo sin lugar a dudas. Cuestión de orgullo". Y después de corregirla y cambiarla mil veces, la acabé (bueno, siempre que la repaso cambiaría cosas, va a ser una novela para mí inacaba siempre, pero como dice Luis, "debes cerrarla ya y dejarla". Y eso he hecho después de presentarla a certamen). Así nació "Perdida en mi desconfianza" y fue entonces, después de inscribirla en el Registro de la Propiedad Intelectual, cuando comencé a decírselo a mis allegados. Bueno, en honor a la verdad, solo tres personas, fuera de mi marido e hijo, sabían con anterioridad que estaba escribiendo. Ellas eran Ana, Elena y Luis. Mi primera lectora fue Elena y me animó mucho, me decía que lo hacía bien. Cuando ya estuvo acabada (aunque luego como ya he dicho le he hecho muchos cambios) se lo dije a Luis, el cual se quedó sorprendido, y se la envié. Para mi asombro, Luis, profesor de Lengua y Literatura, me dijo que escribía bien, que tenía estilo. Y a pesar de que él no había leído nada parecido, me refiero al género, le gustaba. Su apoyo fue muy importante para mí. También fue crítico, pero flaco favor me hubiese hecho si solo me hubiera regalado el oído. Desde aquí quiero darle de nuevo las gracias por todo cuanto ha hecho por mí. Y a Elena por haberme aguantado charlas y charlas acerca de la novela y mis momentos de bajón con ella.
El día 27 de diciembre, el mismo que la inscribí, se lo comuniqué a mis compis y amigas y les llevé una copia en papel de la novela, 412 folios de nada. Aún recuerdo cuánto se emocionó Begoña, ese momento está grabado en una foto que llevé durante un tiempo en el perfil de mi WhatsApp y que conservo con mucho cariño. Luego ya se lo conté a mis suegros, cuñados, madre y algún familiar más, aunque tampoco lo he ido pregonando y a día de hoy había muchas personas que todavía eran desconocedoras de mi hobby, o de mi pasión.

Seguido, y cuando digo seguido quiero decir en realidad días antes de registrar la primera, comencé a escribir mi segunda novela "La esencia de mi vida", la que me van a publicar si Dios quiere, la que estoy deseando que vea la luz y llegue a vuestras manos en forma de libro de verdad.

A través de Luis, mi amigo y seguidor incondicional, conocí a Rita, una maravillosa persona. Fue un 18 de enero, en la exposición homenaje al tío de Luis, Miguel Ángel Ándes, poeta y pintor. Rita era una exalumna de Luis como yo, salvo que ella estudió a distancia, vive en Logroño. Me encantó conocerla y rápido congeniamos muy bien y empezamos a hablar de mi novela, ella también escribe, es poetisa, y también pinta y ambas cosas las hace con mucho arte, es muy buena. Quedamos en que Luis le iba a mandar la novela y me iba a dar su e-mail para estar en contacto. Desde entonces nuestra amistad ha ido creciendo día a día a través del WhatsApp, el correo y alguna que otra visita de Rita, junto a su marido y en una ocasión hasta con sus dos hijos, a Madrid. Nos llevamos genial, nos comprendemos a la perfección, y a pesar de la distancia que nos separa nos sentimos muy cercanas la una de la otra. He tenido mucha suerte de conocerla, la verdad, al igual que de conocer a Luis y forjar la amistad que hemos forjado. Igualmente me siento afortunada por haber conocido al grupo de amigas que se creó entre nosotras mientras estudiábamos: Nieves, Ana, Mª Jesús y Begoña (esta última es familia política, pero estudiar juntas nos llevó a conocernos mejor y ser más amigas que familia). Luego, cuando hicimos el Acceso a la Universidad, se unió a nosotras Elena (también familia política y una amiga estupenda) y desde entonces siempre quedamos, hablamos, compartimos momentos..., aunque unas más que otras, para ser totalmente sinceros, juntarnos todas a veces resulta difícil. Un ejemplo es hoy sin ir más lejos, hemos quedado para celebrar que me van a publicar, para tomarnos algo juntas y charlar, pero Chús y Ana no pueden venir. Espero que podamos juntarnos todas muy pronto.

Después de terminar mi segunda novela, apenas le acababa de poner el FIN, empecé la tercera "Todo por Daniel", una novela que me encanta y que tengo presentada a certamen. Esta novela tan solo la han leído Luis y Rita. Con ella iba intercambiando capítulos de mi obra con capítulos de la novela que empezó a escribir y que ahora tiene aparcada dejándome con la miel en los labios. Espero que pronto reanude su obra y me siga regalando capítulos, estaba muy interesante.  La opinión de Rita y Luis acerca de esta novela ha sido mejor que buena, a los dos les ha encantado. Luis habla de ella con absoluta pasión, me pedía los capítulos casi rogando, al igual que Rita (se los iba mandando de dos en dos, con cuenta gotas, pero es que la estaba escribiendo y ellos leían más rápido que mis dedos tecleaban y mi cabeza creaba). Me fascinaba ver cuánto les gustaba y las ganas que tenían por leer más y más.
Ahora se la está leyendo mi marido y está alucinado conmigo, la verdad. Me habla de ella con entusiasmo, intercambiamos conversaciones de los personajes de una forma que por un momento parece que estuviéramos hablando de unos amigos o conocidos, como si fueran de carne y hueso. Me resulta muy divertido y a la par gratificante cuando le escucho con ese entusiasmo (algo de mucho valor en alguien al que no le gusta leer, salvo revistas de motos), cuando me dice "Prepárame dos capítulos más para mañana, está muy interesante" y acto seguido comienza a comentar conmigo cosas que le han sorprendido o llamado la atención o, simplemente, gustado. Me encanta compartir esto con él.

Más adelante igual comienzo a dejaros que os la vayáis leyendo, ya veré cuando. Ahora solo quiero disfrutar de este dulce momento que se avecina y aún no me creo totalmente, la publicación de una novela mía, de Eva Zamora.

Todavía no he empezado a escribir otra, las musas se han ido de vacaciones. Como me dijo Alberto, mi editor, "Has sacado muchísimo en año y medio, la fuente se ha secado y debes dejarla descansar un tiempo para que manen de nuevo las ideas, que lo harán".

También quiero añadir que estoy publicada en dos libros de antologías de micro relatos romántico-eróticos. Eran dos certámenes y el premio salir publicados en sus libros. El primero de la editorial ArtGerust y el segundo de Diversidad literaria. Con el primero se clasificaban los 150 mejores (se presentaron casi 1.300), con el segundo, que eran mucho más cortos aún y a nivel mundial, se clasificaron los 900 mejores (se presentaron casi 3.000).  El primer libro se titula "Micro relatos erótico-románticos" y el segundo "Sensaciones y sentidos". Mis dos micro relatos publicados en ambos libros se titulan "Fantasía", en el primero; y "Deseo" en el segundo.

Bueno, por hoy ya os he contado bastante, otro día más y seguramente mejor :)


"Leer y entender es algo; leer y sentir es mucho; leer y pensar es cuanto puede desearse".
                                                                                                                                        Anónimo



2 comentarios:

  1. Nos encanta leerte, por aquí, por allá, por donde escribas.

    No dejes nunca de soñar, no dejes nunca de escribir.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Rita. Para mí también es un lujo leer tus poemas en tu blog. Y mayor lujo aún poder presumir de tener uno de ellos en mi novela, en la que me van a publicar, escrito especialmente para mi obra. Lo dicho, un lujazo.

    ResponderEliminar