miércoles, 8 de octubre de 2014

MI LLEGADA AL MUNDO EDITORIAL


Buenas tardes a todos.

Quiero compartir con vosotros el feliz suceso que me ocurrió ayer, la firma de mi contrato de edición. Como ya os avancé en la entrada anterior, me van a publicar una de mis novelas, en concreto la segunda que he escrito "La esencia de mi vida". Es una pequeña editorial y su editor, Alberto Santos, ha apostado por mí, dice que soy una buena escritora.
Conocí a Alberto en la pasada feria del libro de Madrid, fue casi por casualidad, o quizás el destino, no sé... Lo único cierto es que se lo debo a Adrián, mi hijo. Sí, mi niño(aunque tenga 16 años será mi niño siempre), me llevó hasta su caseta, la 299, él sabía que estaría allí porque le conoció en el expomanga un mes antes y Alberto se lo comentó. Adrián estaba interesado en comprar uno de sus libros "El ocaso de los ángeles" de Vael Zanón, y con su espontaneidad que le caracteriza se presentó delante de Alberto refrescándole la memoria de dónde se habían conocido. Para mi asombro Alberto se acordaba de él, mi hijo le había contado que él escribía, tenía una trilogía acabada, y el editor en cuestión lo recordó al momento. Aparte de nosotros tres, mi hijo, marido y yo, nos acompañaban Elena y su hija Amaya (que son familia y amigas), y hasta escasos minutos antes Luis(mi profesor y actualmente amigo). Amaya también quiso comprarse un libro y Alberto nos hizo un precio especial por llevarnos los dos. A mí me ofreció algo de novela histórica(realmente su fuerte es la fantasía, el terror y la ciencia-ficción, pero tiene también novela policiaca e histórica). No sé de qué forma surgió, pero le comenté que yo también escribía y él rápidamente me preguntó sobre el género. En ese momento yo había escrito dos novelas y empezado la tercera. Le hablé de la primera, una novela romántico-erótica y me dijo que ese género estaba muy demandado(precisamente por eso me lancé a escribir algo de ese estilo) y, para mi sorpresa, me pidió que le enviase el manuscrito para echarle un ojo. Estaba interesado en abrirse a nuevos géneros y se lo pensaba leer él mismo, normalmente ese es el trabajo de su socio. Luego le hablé de la segunda, una novela de intriga, y también me pidió que se la enviase, ese género está bastante solicitado; y como dice él "Yo no vendo autores, sino géneros, novelas con calidad y que tengan salida comercial. Está claro que un autor con nombre siempre va a vender más, pero todos los buenos autores necesitan que alguien les abra una puerta y demostrar lo que valen, su potencial. Hay autores muy buenos a los que nadie conoce y deben salir a la luz".
Hace un mes se puso en contacto conmigo para decirme que se había leído la primera novela, la erótica, "Perdida en mi desconfianza", y le había gustado mucho. Pero yo, como pasaron los meses y no obtuve respuesta por su parte desde que se las envié, la había mandado a un certamen literario y no puedo retirarla de él ni soy dueña de ella hasta mayo. Me dijo que no pasaba nada, que le mantuviese informado del fallo y con lo que ocurriese ya veríamos qué hacía. Al momento me comunicó que iba a empezar a leer la segunda, la que ahora me va a publicar. Sobra ya decir que le gustó, que habla de ella con emoción, que confía en mi obra y en sus posibilidades; al igual que en mí como escritora, en mi estilo directo, ágil y dinámico. Ayer, cuando nos reunimos para firmar, me alucinaba ver sus ganas, su confianza, su interés y cómo hablaba y explicaba cosas de mi novela. "Me parece una novela estupenda, con una buena trama, unos personajes cercanos, creíbles y muy bien definidos. Tus diálogos te meten de lleno en la acción y te llevan a conocer muchos detalles de los personajes, son maravillosos. Estar escrita en primera persona la hace muy directa, te hace partícipe de ella y eso es fascinante. Y el final me encantó, es toda una oda al amor, te lleva a pensar y reflexionar sobre lo necesario que es el amor en nuestras vidas, algo imprescindible siempre, pero más aún en estos tiempos que corren. Lo que más me gusta es que cuentas lo que quieres contar sin más, sin darle más vueltas, sin hacer que el lector tenga que pensar y se termine desconectando de lo que lee. Es una novela en donde uno llega a casa, se quita el cerebro y todas sus preocupaciones y se mete en el libro sin más, se inunda en su lectura, y eso, Eva, es algo maravilloso de lograr". Después de oír esto no sabía si llorar de emoción o pellizcarme por si era un sueño, pero está claro que es real y que a él le gusta, aunque siempre mi pequeño grupo de lectores(familiares y amigos) me habían dicho que escribía bien y que mis novelas enganchaban desde el principio. No es que no me lo creyese, si bien tenía mis reservas, pensaba que a lo mejor el conocerme no les hacía ser lo objetivos que debieran. Pero después de las palabras de Alberto tendré que pensar que, a pesar de que me estimen, me decían la verdad, lo que a ellos les parecían realmente mis novelas.

Así que gracias a mi niño que me llevó a la caseta de Alberto Santos voy a publicar. Bueno, y gracias a Alberto Santos, principalmente, por pedirme que se las enviase, leerlas, gustarle y querer publicarme. Aunque él me diría lo mismo que me dijo ayer "Gracias a ti por escribir tan bien y nunca dejes de hacerlo, por favor".
La idea que tiene Alberto, siempre que dé tiempo, es de lanzarlo para las navidades. Ahora, su socio, empieza con el tema de la corrección, aunque según Alberto poco trabajo les voy a dar en ese sentido. Estaba sorprendido al conocer que nadie me la había corregido antes de enviársela, porque tanto la ortografía como la sintaxis estaban casi perfectas. "Ya quisiera recibir la cuarta parte de manuscritos que llegan a mis manos tan bien escritos como los tuyos, en todos los sentidos", me dijo, y se quedó tan ancho y a mí me dejó totalmente abrumada.

Haremos una presentación del libro, ya os iré informando de la fecha, el lugar y la hora. Y, si Dios quiere, estaré en su caseta de la feria del libro firmando los ejemplares del que quiera acercarse a comprar mi obra. Los que ya la tengáis podréis acercaros a verme, me hará mucha ilusión teneros allí.

Por hoy hasta aquí. En la próxima entrada os hablaré de mis amigos, de mi pequeño grupo de lectoras y lectores, de su gran apoyo y de cómo se fueron enterando de que estaba escribiendo, algo que tuve guardado muy en secreto hasta tener terminada mi primera novela y que les sorprendió a todos.

Gracias por leerme y recordad una frase que decía Jacinto Benavente: "Los libros son como los amigos, no siempre es el mejor el que más nos gusta".

3 comentarios:

  1. Enhorabuena Eva.

    Me pilla un poco lejos la feria del libro de Madrid, pero me gustaría mucho poder ir y verte firmando tu novela.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría que vinieses, de verdad. Tendréis que hacer una escapadita Antonio y tú y nos comemos ese bocata de calamares que tenemos pendiente. Ya son dos excusas para volver :-)

    ResponderEliminar